Desde hace ya unos años y a iniciativa vecinal, se está organizando en Checa el proyecto “Checa Ilunina”, en el que por unas horas las calles de la localidad permanecen a oscuras y solamente iluminadas con la luz y el calor de miles de velas.

En la noche del pasado sábado volvieron a apagarse las luces de las calles y aunque las previsiones de tiempo que auguraban tormentas, al final dió un respiro y se quedó una noche de buena temperatura, que hizo que las calles se llenaran de checanos y de gentes de las localidades del entorno e incluso de algún forastero que se encontró con la magia de las velas.

Cada calle, cada rincón, cada lugar era una sorpresa para la vista y los para los que paseaban por el pueblo, fotografiándose o guardando en su retina esta noche mágica.

Tras dos horas de oscuridad, de nuevo las velas se apagaron y esperan a la próxima edición.
(Fotografías cedidas por henaresaldia.com)

Y en el FB de Checa Ilumina más fotos